9 pasos para escalar tu negocio y llevarlo al siguiente nivel

escalar tu negocio 2

En el mundo de los negocios lo que te ha llevado hasta una etapa no te suele servir para pasar a la siguiente.

Tienes que evolucionar y cambiar para conseguirlo.

Hoy te traigo una síntesis de los 9 pasos fundamentales a los que hay que enfrentarse para evolucionar y escalar de freelance a pyme consolidada.

Es cierto que cambiar la estructura, cambiar la forma de trabajar, invertir y crear un equipo de trabajo puede dar algo de vértigo, sobre todo si llevas tiempo trabajando por tu cuenta.

Pero es una realidad a la que hay que enfrentarse para poder escalar tu negocio y llevarlo al siguiente nivel.

Ten en cuenta que a la hora de escalar podemos diferenciar cuatro niveles:

Profesional freelance ➡️ Micropyme ➡️ Pequeña Empresa ➡️ Mediana Empresa

Tipos de pymes

Antes de meternos de lleno en harina, hay que aclarar qué es una Pyme y los distintos tipos de pymes que hay.

Pyme es un término que usamos muy a menudo y del que todos sabemos su acrónimo (Pequeña y Mediana Empresa). Lo que ya no queda tan claro es a qué nos referimos exactamente.

Vamos a fijarnos en el nº de empleados. Según datos de 2019 del Directorio de Empresas del INE, podemos diferenciar entre:

  • Empresarios individuales (freelance y autónomos sin trabajadores): 56% del total de empresas.
  • Micropymes con entre 1 y 9 asalariados: 39,6%.
  • Pequeñas empresas con entre 10 y 49 asalariados: 3,7%.
  • Medianas empresas con entre 51 y 200 trabajadores: 0,6%.

Como acabas de ver, el 95,6% de la estructura empresarial en España se compone de autónomos y micropymes. Y el 98,2% si incluimos las pequeñas empresas.

Así que al hablar de escalar a pyme, me voy a centrar principalmente en la evolución de freelance a micropyme y pequeña empresa.

Ahora sí, estamos listos para empezar. Vamos allá.

1. La mentalidad necesaria

“Si tú no evolucionas, tu negocio tampoco lo va a hacer.”

Lo primero es cambiar el chip. Para crecer hay que dejar de lado la mentalidad de freelancer y empezar a visualizarse como una empresa.

Porque los procesos, la estructura, la organización y las relaciones con tus colaboradores y empleados van a cambiar.

Debes dar un giro radical a tu rutina y estructura de trabajo. Ya no estás solo, por lo que necesitas adaptar y mejorar tus herramientas, la gestión de tu tiempo y los recursos.

No puedes ser un cuello de botella en tu organización.

Además, conviene tener una ambición sana y voluntad por crecer y mejorar tu negocio. No dudes en invertir en tu propia formación o en un programa de mentoring para impulsar tu proyecto y alcanzar los resultados previstos.

2. Plan de Crecimiento para escalar tu negocio

“Evita morir de éxito.”

Tener un plan de crecimiento es necesario. Las herramientas utilizadas, la tecnología, el espacio o el equipo son algunos de los aspectos que entrarán en juego a la hora de crecer como empresa.

Detallo algunos de estos puntos en los siguientes epígrafes, pero ya te adelanto que es fundamental tener en mente hacia dónde va el proyecto y cómo lidiar con estos cambios.

Porque la alternativa, y uno de los grandes riesgos, es crecer de forma descontrolada, descuidando la calidad del trabajo o gastando más de lo que puedes asumir.

Aunque no es necesario hacer un Business Plan detallado, sí que debes preparar un plan estratégico con el que prever y estructurar tu ritmo de crecimiento acorde a los recursos disponibles y a tus capacidades.

3. Marketing de crecimiento (Growth)

“Potencia tu marketing digital, optimiza y busca la mejora constante.”

El crecimiento de las ventas es la gasolina que va a impulsar el crecimiento y escalado de tu negocio.

Para subir de nivel necesitarás hacer cosas diferentes y mejorar tu estrategia de marketing digital.

Tendrás que invertir para conseguir potenciar tu posicionamiento de marca diferenciado en el mercado.

Para ello podrás hacer muchas cosas, como por ejemplo:

  • Crear y afinar nuevos embudos de marketing online, con nuevas automatizaciones.
  • Impulsar tu estrategia de marketing de contenidos.
  • Lanzar campañas en redes sociales y de publicidad online.
  • Fomentar tu red de alianzas y tu networking.
  • Utilizar herramientas y software más avanzado.
  • Ampliar tus líneas de negocio y complementar las actuales. (Sin perder foco).
  • Aplicar técnicas de growth hacking y mejora continua de tus embudos de conversión.

Y muy importante, no te quedes parado. Adáptate a los cambios (cada vez más frecuentes) y busca siempre la mejora constante.

4. Mejorando tu tecnología para escalar

“Sube la tecnología de tu negocio al siguiente nivel.”

A nivel tecnológico y digital también hay que dar un buen paso hacia adelante. No escatimes con herramientas que te ahorran tiempo, ayudan a organizar y a mejorar y automatizar procesos.

Es el momento de trabajar con automatizaciones de marketing online y CRMs. Y quizás de mejorar la calidad de tus contenidos para redes sociales con software específico para generar video o imágenes. O mejorando las funcionalidades de tu web y tu blog con plugins de pago.

Si todo o parte de tu equipo (contratado o freelance) trabaja en remoto, más vale invertir un poco más en tecnología para evitar problemas, incomodidad, y pérdida de tiempo. Mis cinco herramientas imprescindibles son: Slack, Google Suite, Clickup, Zoom y Last Pass.

Y para escalar hasta pequeña empresa, te puede interesar mejorar la gestión de los datos que se generan. Puede ser el momento de soluciones como Google Data Studio o incluso de Business Intelligence

5. Cómo crear tu propio equipo

“Aprende a delegar para poder crecer.”

Es uno de los pasos más importantes. Pasar de lobo solitario a gestionar, trabajar con un equipo y confiar en él es algo que cuesta. A todos.

El objetivo, no es solo tener algunas manos más, sino que esa persona o personas te enriquezcan y aporten de verdad valor a tu negocio. En necesario soltar, aunque sea poco a poco, delegar y dar la libertad a cada uno para poder crecer.

¿Cómo creamos un equipo de cero? Pues hay varias opciones, desde colaboradores freelance ocasionales hasta empleados a jornada completa, media jornada a o becarios.

Para elegir, y elegir bien, lo primero es definir la necesidad de ese nuevo miembro del equipo. Echa mano de los nuevos softwares de selección de personal, que son cada vez más profesionales y completos.

Y luego prepara una oferta de trabajo atractiva y un buena entrevista cara a cara. Si trabajas con freelancers, decántate con pruebas reales para ver cómo funcionan.

6. Organizar, motivar y liderar

“Sé un buen líder y no un jefe.”

Siguiendo el hilo de los cambios en el plano de recursos humanos, aquí van las principales ideas sobre este punto.

Como micro empresa o pyme no puedes competir con multinacionales en cuanto a salario. Es uno de los motivos por los que tienes que asumir que tus empleados pueden irse.

¿Cómo luchar contra ello? En primer lugar, aceptándolo, para que no te afecte a nivel personal ni a la gestión de tu equipo cuando ocurra.

Segundo, motivando para reducir, en la medida de lo posible, esa fuga. Intenta por todos los medios crear un buen clima laboral mediante la formación y la motivación. La clave está en un equipo feliz.

Apuesta por la organización horizontal y lo que yo llamo la filosofía mosquetera, “todos para uno y uno para todos” o filosofía zafarrancho, “todos a una para terminar un proyecto a tiempo”.

Para escalar a micropyme busca perfiles polivalentes, que aporten valor y hagan que todos os enriquezcáis. Trabaja las soft skills y transmítelas a tu equipo. En definitiva, trata de ser un buen líder y no tanto un jefe.

Para escalar a pequeña empresa necesitas contratar mandos intermedios, que deberán ser personas con las que sintonices bien. Y luego ir sustituyendo los perfiles polivalentes por especialistas.

7. Organización financiera

“Separa, organiza y controla.”

Hablemos de dinero:

Lo primero, y tan importante que parece evidente, pero no es lo habitual dentro de los autónomos y freelance, es separar la cuenta bancaria del negocio para profesionalizarse y llevar un mayor control.

En segundo lugar es imprescindible tener una cuenta de pérdidas y ganancias. No hace falta ser contable, un pequeño Excel o un sencillo software online de facturación es suficiente para apuntar lo que entra y lo que sale de tu negocio.

Te dará una visión más global y, ya de paso, te permitirá ver dónde gastas más y de dónde se puede reducir.

Al mismo tiempo, controlar la tesorería, la liquidez de la que dispones, es interesante para poder programar a medio plazo y financiar tus inversiones en personal, tecnología y marketing.

Por último y esto sería más específico en el paso de micro empresa a pequeña empresa, no te olvides de la rentabilidad y los márgenes de negocio. Analizarlos y tenerlos presentes te ayudará a ver las oportunidades de crecimiento y optimizar la rentabilidad del negocio.

8. Financiando el crecimiento

“Bootstrapping para unas cuentas saneadas.”

Dinero y futuro es de lo que va este penúltimo punto. Lo ideal a la hora de invertir es el Bootstrapping, es decir, autofinanciarse a través de la reinversión de los beneficios.

Puedes necesitar financiación para crecer por motivos muy diversos.

A veces hace falta dinero para contratar un equipo que a corto plazo no va a generar ingresos.

Otras veces para disponer de stock de mercancía.

O para inyectarle gasolina a tus campañas de marketing, tener espacio para tu equipo, en fin, para muchos recursos que puedes necesitar y que no puedes pagar.

Recurrir a una póliza o a un préstamo bancario a medio plazo son otras de las soluciones habituales que puedes barajar.

¿La situación perfecta? Un negocio saneado que permita la autofinanciación y algo de crédito.

9. Trámites legales ¿Cuándo tu SL?

“Sopesa tu situación antes de lanzarte.”

La Sociedad Limitada (SL) parece el paso natural para pasar de autónomo a Pyme. Quiero matizar esta idea para que al tomar la decisión tengas en cuenta tu propia situación.

La información que más o menos le llega a todo el mundo es que cuando ingresas más de una cierta cantidad (40.000 o 45.000 euros limpios) es más ventajoso ser una SL ya que pagas menos impuestos.

Cuidado con esto. Aunque es cierto, nadie menciona que el dinero se tiene que quedar en la empresa. Y que pagas menos impuestos si reinviertes ese dinero en hacer crecer la empresa.

Pero si te lo llevas a casa en concepto de salario o de dividendos, acabarás de una u otra forma pagando los mismos impuestos.

Otro tema es que una SL te protege más si mueves mucho dinero, aunque tu beneficio no sea tan elevado, al no responder con tus bienes personales sino con el capital de la empresa. Si tienes varios trabajadores o acumulas bastante stock, puede ser una buena decisión.

El último punto a tener en cuenta es la imagen. Una SL te puede ayudar a transmitir mayor profesionalidad. Dependiendo de tu estrategia comercial, puede ser una buena baza.

Sopesa los pros y contras dependiendo de tu situación y toma la decisión que más te convenga, sin lanzarte solo porque “es lo que hay que hacer”.

Bien, ya puedes trazar tu plan de trabajo para impulsar tu negocio al siguiente nivel con estos 9 pasos.

Y ahora, cuéntame ¿en qué momento estás de tu negocio? ¿Cuál de estos puntos te parece el más complicado de abordar? ¿Necesitas ayuda para escalar?.

Foto de Fondo creado por creativeart – www.freepik.es

Compartir este post en redes sociales

Descubre nuestras master clases especiales para freelance y pymes:

Si quieres emprender:

Los 4 Pasos Imprescindibles para Crear un Negocio Viable

Si quieres escalar:

Las 12 Claves de los Negocios Online Consolidados

Javier Santos Pascualena

SOBRE EL AUTOR

Javier Santos Pascualena

Socio fundador y creador de Infoautónomos.com, web de servicios líder para autónomos.
Emprendedor en serie, Mentoring Negocios es mi quinta empresa.
Llevo 24 años apoyando a emprendedores y pymes como consultor, mentor, profesor y asesor.

4 comentarios en «9 pasos para escalar tu negocio y llevarlo al siguiente nivel»

Deja un comentario