Los 5 grandes miedos de los emprendedores y cómo superarlos

Miedos de los Emprendedores

¿Qué te parece si hoy hablamos del miedo? Lo entiendo, no es el tema más popular, pero los miedos de los emprendedores están siempre ahí, y hablar de ello nos ayudará a detectarlos y a aprender a gestionarlos.

Mis 25 años como mentor y consultor de emprendedores me han enseñado dos cosas sobre los miedos del emprendedor:

  • Una es que son muy comunes y siempre están al acecho.
  • Otra que pueden llevar al bloqueo e impedir que el negocio funcione bien o incluso nazca.

El miedo es una reacción a un peligro real o imaginario que suele traducirse en una respuesta emocional o física como ansiedad, agitación o estrés.

Partimos de la base de que no se puede hacer desaparecer el miedo, pero lo que sí que podemos es reconocerlo y aprender a afrontarlo hasta que no nos afecte.

Así que, en este artículo, repasamos cinco de los miedos más comunes a los emprendedores y algunos consejos para hacerles frente. Empezamos.

Cinco miedos de los emprendedores

Hay muchos mas, pero he seleccionado 5 cinco miedos de los emprendedores que se repiten con mucha frecuencia en base a lo que he observado en mi experiencia como mentor y consultor.

Miedo al fracaso

No había manera de empezar por otro que no fuera el miedo al fracaso.

Es más, puede ser uno de los más extendidos a todo tipo de perfiles profesionales –y personales–, aunque es cierto que entre los emprendedores toma un cariz diferente.

El miedo a que no salga, a que los números no den, a aceptar que el proyecto no tiene más recorrido está constantemente con nosotros. 

Pero ¿sabes qué? Este miedo también es el que, bien controlado, te ayuda a seguir avanzando, probándote a ti mismo, y no quedarte estancado.

Así que cuando sientas el miedo al fracaso, utilízalo a tu favor para empezar a definir cuáles serán las próximas acciones de mejora en tu negocio.

Si notas que la ansiedad te supera cuando piensas en el miedo al fracaso, intenta racionalizarlo.

Tómate un tiempo para repasar en qué punto estás, poner al día la contabilidad y comparar los resultados con los objetivos.

Esto te ayudará a tener una visión real de lo que ocurre. En la mayoría de los casos, será bastante menos catastrofista.

Además, para relativizar también es importante ponerte en el peor de los escenarios y darte cuenta que en la gran mayoría de los casos no sería tan grave. La vida es cambio y seguiría por otro camino.

En cualquier caso, para superar el miedo al fracaso es de gran ayuda desarrollar tu mentalidad emprendedora, ser flexible ante la incertidumbre y consciente ante los riesgos.

Miedo a exponerse

Es un miedo muy común tener pánico a exponerse frente a una cámara, poner fotos en la web, hacer entrevistas, directos, etc. En definitiva, nos aterra dar la cara. 

Y claro, en esta época de prevalencia del video y las redes sociales eso puede ser un hándicap.

Si es tu caso, te aconsejo que des un paso atrás y analices la situación.

Algunos proyectos necesitan trabajar una marca personal potente y otros, tal vez, no. El problema es cuando tu decisión no depende de la estrategia, sino de tu miedo. 

Por eso, lo primero es decidir qué necesita tu negocio y si una marca personal puede ser una ventaja en tu sector.

Si es así, lo segundo es hacer de tripas corazón y aceptar el reto. Y ponerte manos a la obra, se hace camino al andar, eso sí, poco a poco, sin agobiarte.

Empieza, por ejemplo, usando tu voz sin tu imagen, haciéndote fotos con las que te sientas cómodo –aprovecha los filtros– o manteniendo una entrevista o directo con una persona de confianza. Pero, sobre todo, prepárate muy bien. 

Tendrás que practicar y aprender a comunicar mejor, con más soltura y a ir manejando herramientas como Canva, los editores de video o los bancos de imágenes y videos gratuitos.

Poco a poco, te irás sintiendo más cómodo y es que no hay más secreto que esfuerzo y perseverancia. No todo el mundo tiene el don innato de la comunicación y del carisma, pero se puede trabajar hasta llegar a ese punto que tu marca necesite. 

¿Qué tienes un proyecto más corporativo donde no tienes que dar la cara? Adelante con ello, pero ten en cuenta que tendrás que estar preparado para poder dar entrevistas, charlas o participar en algún evento.

Y si tu visibilidad depende sobre todo de las redes sociales, ahí generalmente las marcas corporativas también tienen que dar la cara para tener éxito.

Por todo ello, trabajar tu confianza y comunicación en una marca corporativa es casi igual de importante.

Miedo a que te quiten las ideas

Es muy común tener miedo a hablar de las estrategias o acciones que vas a implementar en el negocio.

Por no hablar del pavor a que la competencia te copie la idea de negocio, ¿verdad?.

Bueno, entre los inversores suele decirse que las ideas por sí solas no valen nada, lo importante es la capacidad de ponerlas en práctica.

Así que si las guardas en el cajón, solo para ti, vas a dejar de compartir charlas interesantes con colegas profesionales, lo que te va a impedir desarrollarlas mejor.

Además el mercado admite generalmente varios competidores. Cada uno con su toque personal.

Las ideas son nuevas porque tienen su propia personalidad y son de la persona que las ha pensado.

Que funcionen o no, depende de la realidad de tu negocio. En manos de otras personas y, en otro contexto, dejará de ser la misma.

Un ejemplo, cuando montamos Infoautonomos.com, la primera red social de autónomos, después de meses preparando el lanzamiento … ¡ese otoño nacimos a la vez 3 redes sociales de autónomos!.

Lo que oyes, 3 de golpe y luego alguna más.

Imagínate nuestro chasco y nuestro miedo, vimos la oportunidad y nos creíamos únicos. Pero claro, había varias personas más viendo la oportunidad y actuando a la vez.

Lo más gracioso es que con los años ninguna de las redes prosperó. Eso sí, fue el arranque e Infoautónomos consiguió crecer y consolidarse cuando pivotamos a asesoría y gestoría online.

Así que ya sabes, comparte tu ideas con aquellas personas que creas que te pueden ayudar a afinarla y a conseguir los recursos necesarios para hacerla realidad.

Recuerda que es muy complicado inventar, hoy en día, algo 100 % novedoso o encontrar un nicho de mercado virgen. Así que mejor busca quién te ayude a diferenciarte en el tuyo y a validar tu idea.

Miedo al cambio

Otro de los grandes clásicos. El cambio es incertidumbre y siempre preocupa, porque si no va mal del todo, ¿por qué vamos a cambiar?.

Pues déjame que te diga que todos a tu alrededor se están moviendo y que si eres de los pocos que se queda quieto ese «no va mal» no te durará mucho.

Cada cierto tiempo frena, analiza y plantea los próximos pasos, donde añadas algo nuevo y te adaptes a los cambios, a poder ser innovando.

Emprender hoy es asumir y fluir con el cambio, nunca lo olvides.

Si no eres de correr grandes riesgos no pasa nada, busca pequeñas acciones que si salen mal no comprometan el resto.

Porque con pequeños pasos también se avanza y lo mismo te digo con la inversión.

Si tu negocio va bien, mueve parte del dinero obtenido y reinviértelo. ¿En qué? Esa respuesta ya es más complicada, porque las opciones son muchas: una mentoría, formación, un profesional que disminuya tu carga de trabajo, una agencia que te ayude a promocionarte o el rediseño de la web.

Miedo a no ser bueno

¿Te suena el famoso síndrome del impostor, verdad?. Seguro que no es la primera vez que lo lees.

La inseguridad de no ser lo suficientemente bueno, de no saber qué hacer ante una petición especial o a que los otros lo hagan mejor es uno de los miedos de los emprendedores más habituales.

En ocasiones, puede convertirse en una limitación a la hora de aceptar nuevos proyectos o de defender una idea.

Sin duda, la seguridad en ti es algo que tienes que trabajar. Tener una buena formación y mantenerse al día de las tendencias y de los avances en el sector es importante.

También lo es abandonar la dinámica de compararse con el resto y, si lo necesitas, desintoxícate durante una temporada. A veces, nos viene bien dejar de seguir a la competencia y no obsesionarse con lo que hacen. 

Estas situaciones que hemos planteado, son miedos de emprendedores que, prácticamente, todos hemos vivido. Son ley de vida emprendedora.

Lo único que nos queda es aprender a gestionarlos y sacarles provecho para seguir adelante con el proyecto. Dime, ¿con cuál te sientes más identificado? ¿Algún otro miedo que quieras añadir?.

Compartir este post en redes sociales

Descubre nuestras master clases especiales para freelance y pymes:

Si quieres emprender:

Los 4 Pasos Imprescindibles para Crear un Negocio Viable

Si quieres escalar:

Las 12 Claves de los Negocios Online en la era post pandemia

Javier Santos Pascualena

SOBRE EL AUTOR

Javier Santos Pascualena

Socio fundador y creador de Infoautónomos.com, web de servicios líder para autónomos.
Emprendedor en serie, Mentoring Negocios es mi quinta empresa.
Llevo 24 años apoyando a emprendedores y pymes como consultor, mentor, profesor y asesor.

Deja un comentario