17 ejemplos de neuromarketing para impulsar tus ventas

Neuromarketing Ejemplos

Para poder hablar de ejemplos de neuromarketing concretos que puedas aplicar de manera sencilla, vamos a dividirlos en función del formato y/o canal.

Ten en cuenta que muchos de estos ejemplos se pueden aplicar en diferentes contextos o podrían estar, incluso, en varios de los apartados que vemos en este artículo.

El neuromarketing no es nuevo, existe hace décadas aunque ha cobrado un nuevo impulso estos últimos años.

Su objetivo es explicar el comportamiento y las decisiones de los clientes y consumidores y propiciar la conexión emocional con ellos.

Antes de ver los ejemplos, vamos a ver qué es el neuromarketing exactamente.

Qué es el neuromarketing

El neuromarketing es una disciplina científica que explica el comportamiento de las personas en sus procesos de compra. Para ello se apoya en la neurociencia y la psicología, que permiten identificar patrones y comportamientos en la toma de decisiones con una base científica.

Se utiliza también para medir reacciones a estímulos como los de la publicidad en base a los cambios neuronales y de comportamiento.

Y se basa en experimentos en los que se realizan desde resonancias del cerebro hasta técnicas de seguimiento del ojo (eye tracking), electromiografía (cambios en la cara) o medición del ritmo cardiaco.

Y tiene mucho que ver también con los niveles de activación de la serotonina y la dopamina.

¿Para qué sirve el neuromarketing?

Está claro, el neuromarketing permite identificar las técnicas de marketing y ventas que funcionan mejor.

Y es así porque nos ayuda a entender lo mejor posible a las personas y descubrir los deseos y motivaciones que están detrás de las decisiones de compra de nuestro cliente ideal.

Vale, da un poco de miedo.

Pero tranquilidad, no se trata de manipular a las personas sino de entenderlas. Y como te decía no es algo nuevo, muchas técnicas de neuromarketing son antiguas. Lo que pasa es que ahora están corroboradas científicamente.

Y lo que se ha demostrado es que las motivaciones de compra en un 90% tienen que ver con las emociones.

Y una cosa más, cuidado porque el cliente muchas veces no sabe exactamente lo que quiere, por lo que preguntarle directamente no siempre es la solución.

5 ejemplos de neuromarketing en publicidad

Lleva a la imaginación e inspira

Consigue que quién esté interesado en tu producto imagine cómo sería tenerlo.

Hay estudios que demuestran que al visualizarte viajando o ganando la lotería, durante unos segundos tu cerebro siente la misma felicidad que si en realidad estuviera ocurriendo, lo que genera deseo y necesidad.

Comparativas

A nuestro cerebro le gustan las comparaciones, le ayudan a establecer un marco de referencia y a recordar mejor.

¿Cómo se pueden aplicar en un anuncio efectivo?. Puedes, por ejemplo, utilizar el recurso clásico del antes y después, con y sin el mismo producto, la historia de un cliente que te cuenta el cambio tras haber contratado tus servicios, etc.

Si te fijas, hay muchísimos anuncios en televisión, revistas y canales online que lo emplean. Porque funciona.

Emociones

Las emociones y la intuición son las que toman, la mayoría de las veces, la decisión de compra.

Por este motivo, es clave detectar qué tipo de emoción despierta tu producto o servicio en el consumidor y emplearlo a tu favor.

Ten en cuenta que un mismo producto puede producir diferentes emociones y cubrir necesidades distintas. Por poner un ejemplo, una camiseta puede generar confianza, estatus o seguridad.

Si identificas esas emociones, puedes potenciarlas adaptando los mensajes de tu publicidad. O aplicando técnicas de storytelling, entre otras.

Repetición

Las repeticiones funcionan porque nos gusta lo conocido y creamos referencias.

Esta técnica se puede emplear desde en la frecuencia con la que publicas promociones hasta con el propio mensaje que lanzas.

Échale un ojo a este anuncio y dime, ¿cuántas veces repiten el nombre de la marca?

Música

El uso de los sentidos más allá del visual son de gran ayuda en el marketing llamado sensorial.

La memoria a través de una sintonía hará de tu anuncio o producto una experiencia más completa y memorable.

Si lo piensas, seguro que has tarareado más de una canción de algún anuncio. Te dejo un ejemplo que seguro que te suena.

4 ejemplos en ventas de productos o servicios

Precios no redondeados

Una de las técnicas más clásicas es poner un precio no redondo que termine en 99. O más recientemente, infoproductos y cursos online con precios que acaban en 7.

Todos la conocemos y, aun así, sigue funcionando, y es que la parte del cerebro que toma la decisión rápida le da más importancia a la cifra que se sitúa a la izquierda y, por lo tanto, se asocia a un precio menor.

Ofrece paquetes

Nuestro cerebro siempre busca ahorrar esfuerzo. Comprar un pack en vez de artículos individuales supone tener que tomar una decisión de compra en vez de varias diferentes y esto facilita el proceso y da, además, una sensación de oferta.

Tacto y olor

Al igual que hablábamos en la música, el resto de los sentidos también juegan un papel fundamental y donde podemos usarlo es en la venta de productos.

Si tienes un negocio físico o un e-commerce ofrece una experiencia más completa con un packaging diferente o un papel aromatizado. No hay más que ver cómo lo utiliza Apple para reforzar su autoridad.

Sencillez

Si buscamos las decisiones rápidas que ofrece la intuición y las emociones, es necesario facilitar al máximo la tarea de comprar.

Podemos simplificar este camino, evitando todos los pasos innecesarios como preguntas previas a la compra o demasiadas distracciones, lo que puede llevar a que algún cliente interesado desista antes de realizar el pago.

4 ejemplos de neuromarketing para aplicar a los copys de tu web, emails o redes sociales

La arquitectura de la web

Al igual que hablábamos de la posición de los productos en un espacio físico, el equivalente en una página web sería la arquitectura web.

Analiza bien el camino que quieres que recorran los internautas para facilitar y simplificar la ruta hacia lo que más te interese.

Por ejemplo, no pongas tu producto estrella escondido entre pestañas del menú.

La magia del número 3

Sí, efectivamente, el tres es un número con el que nuestro cerebro reacciona de manera muy positiva.

Si te fijas, tenemos desde los tres deseos de la lámpara de Aladin hasta la regla de sonoridad del tres.

Y por supuesto, también lo puedes usar en marketing en infinidad de opciones: añade tres entre las que elegir, enumeraciones de tres, tres programas diferentes, las 3 claves o secretos, etc.

Cercanía

Tenemos tendencia a hacerle más caso a lo que nos resulta familiar y cercano que a lo nuevo.

En el mundo real, una sonrisa, el lenguaje corporal y una conversación amable cumplen este propósito.

En el mundo online, resulta un poco más complicado, pero no imposible, y la forma de comunicar es clave.

Cuida la manera de escribir y expresarte, a la hora de redactar, apuesta por un tono conversacional, una redacción sencilla, clara y directa.

También suman pequeños gestos como utilizar el nombre en emails o interacciones de WhatsApp o emoticonos en ciertas charlas (cuidado con no perder la coherencia con tu marca y no excederte en su uso).

Confianza

Junto a la cercanía, la confianza es otro de los elementos clave. Si la persona confía en tu marca, será mucho más sencillo que cierre la venta y que vea con buenos ojos lo que dices y ofreces.

De hecho, las técnicas de marketing actuales están basadas en gran medida en este principio. El inbound marketing es un buen ejemplo de ello.

4 ejemplos de neuromarketing para trabajar el aspecto visual de tu marca

Tipografía

El juego de tipografías es interesante, puesto que se convierte en la principal herramienta de comunicación.

Una tipografía sencilla y legible es recomendable, salvo cuando quieres llamar la atención de algo concreto. En ese caso puedes combinarla con una más de estilo manuscrito o resaltada para que el cerebro la detecte y se pare a observarla.

Colores

La psicología del color asocia ciertas características con colores. Puede ser relevante, sobre todo, a la hora de darle forma a la identidad visual de tu marca.

Formas

Hay estudios que demuestran que nuestro cerebro prefiere formas orgánicas y redondeadas, más que puntiagudas. Tenlo en cuenta a la hora de hacer tus diseños.

Imágenes

Elige siempre imágenes agradables, que lleven a quien las ve a identificarse y a querer estar ahí (¿recuerdas lo que hablábamos sobre llevar a la imaginación?).

En los bancos de imágenes encuentras muchos recursos gratuitos. Apuesta por fotografías de personas sobre imágenes abstractas y cuida la mirada, para que siempre la fijen al producto o a cámara. 

El neuromarketing es un campo de estudio muy amplio al que todavía le queda mucho recorrido.

No pretendo que te vuelvas un experto en la materia, sino que, al tener unas nociones claras, puedas implementar ciertas técnicas sencillas en el marketing diario de tu negocio.

Cuéntame qué te parece el neuromarketing, por dónde vas a empezar o si echas en falta algún otro ejemplo.

Compartir este post en redes sociales

Descubre nuestras master clases especiales para freelance y pymes:

Si quieres emprender:

Los 4 Pasos Imprescindibles para Crear un Negocio Viable

Si quieres escalar:

Las 12 Claves de los Negocios Online en la era post pandemia

Javier Santos Pascualena

SOBRE EL AUTOR

Javier Santos Pascualena

Socio fundador y creador de Infoautónomos.com, web de servicios líder para autónomos.
Emprendedor en serie, Mentoring Negocios es mi quinta empresa.
Llevo 24 años apoyando a emprendedores y pymes como consultor, mentor, profesor y asesor.

Deja un comentario